sábado, 9 de abril de 2016

POEMAS: EL KÁISER DEL HOTEL, de "LA DEL MEDIO DE LAS KETCHUP" (2014)




Dale al play para que suene el blues...




EL KÁISER DEL HOTEL



Yo era un adolescente veterano
de casi treinta y tres.

Llevaba en aquel curro de verano
seis años y algún mes,

sacándole la punta a las propinas,
quedándome dormido en las esquinas,
buscando en el glamour de las piscinas
un poco de interés.


No sé por qué robé en la vandería
el smoking aquel,
quizás, para variar, me apetecía
un cambio de papel.

Así que al encenderse los salones
salté desde mi traje de botones
a aquella nueva piel,
dispuesto a derretir los corazones
con mis impresionantes galardones

de káiser del hotel.


Toda la "crème" de aquel triste lugar
donde no hay ocasión para amar
ni sentirse feliz
vio florecer de repente
la luz
de una oportunidad
frente a sí...


*******************


Un cansado girar de curpos viejos
en trajes de cartón
se reflejaba en todos los espejos
del suntuoso salón

por el que, rechazando las propuestas
de ajadas cacatúas peripuestas,
fui buscando a la reina de la fiesta

con toda mi atención.

Me la encontré tirada en un asiento
del triste carrusel
intentando esconder su aburrimiento
debajo del mantel,

y a todos los marqueses y los lores
que ansiaban a escondidas sus amores
se les heló la piel
cuando la más hermosa de sus flores
le dio de buena gana los favores

al káiser del hotel.


Fuimos un par de misiles scud,
dos trallazos gemelos de luz
en el choque de un tren.
Como un alud,
pura electricidad
con la capacidad
de bailar
hasta el amanecer.


*************************


Y cuando apuñalada por el Este
la noche halló su fin,
decidimos huir como la peste
de aquel triste confín.

 Corriendo de su mano hacia la entrada
mi única despedida fue un "de nada",

la suya sólo un traje de criada
ardiendo en el jardín.


...


El tiempo todavía pasa en vano
por ese sitio cruel
del que, sin avisar, nos escapamos
en el verano aquel,

y aún en cada fiesta, mientras trina
el canto de una oscura golondrina
debajo de su piel,

las señoritas sueñan muchas veces
con ser sirvientas para que las bese
y las saque a bailar cuando regrese


el káiser del hotel.











 Si quieres saber cómo conseguir "La del medio de las Ketchup" escríbeme a dorvizrodriguez@gmail.com






...




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada