martes, 15 de marzo de 2016

POEMAS: CATODIA IN BLUE (PARTE 2), de "MUERE SONRIENDO" (Versión anotada)


Este poema es interactivo. Puedes hacer click encima de las palabras que aparecen en gris para descubrir el programa al que se refieren...






2- En donde encendimos la mecha, y mudamos de piel y de luz cual reptiles eléctricos y hubo un antes y un después como siempre hay y nada volvió a ser igual aunque fue infinitamente mejor y un poquito peor a la vez.







No sé decir dónde fue el punto de inflexión
tal vez me fui a dormir después de Casimiro
y al día siguiente por el Este,
en vez del sol
salió un pezón de Sabrina.

Doblé la esquina,
cuando la música hizo “tariro tariro”
mudé mi voz,
sintiendo la “mirringuinguina”
ponerse dura con el duodécimo gol.

Metamorfosis.
En tus salones
la orquesta pasó a tocar
el ritmo inquieto del caliente Rock n´ roll
banda sonora ideal
para soñar con el placer de  perforar
campos con curvas como los de “Campeones”.

cuando los que ya habían dejado
de escuchar cuentos y sermones,
le confesaban sus pecados y su mal.
Y yo rezando de rodillas,
qué taimado
loco mundo del revés.
Gloria carnal en un traspiés:
Dulce tormento
sentir a fuego lento dentro de mis pantalones
nociones de lo espiritual,
cuando tu mano
me mostró a Dios en un anuncio de “Fa-Fresh”.

Broche de oro, todavía
a esas alturas
me emocionaba el “1, 2, 3”,
más cuantas noches
Venus me vio caer hacia el sueño acariciando
aquella pequeña cosa.
Juegos,
derroches de ternuras hacia el mando
como coartada apresurada de pequeños
crímenes en serie
( rosa ).




Ella me dijo:
“Puedes subir, no están mis padres”.
Tenía puestos
posters de “V”,
de los de “Tele-Indiscreta”,
cubriendo todas las paredes de su cuarto.
Y yo que siempre había soñado con ser hijo
tras dar la vuelta a su planeta
dejé olvidadas las maletas en el puerto
en el que a Tico se lo merendó un lagarto.

Toda esa noche la pasé dándole vueltas
en mi barriga
al trueno azul de una tristeza
que ya no era de chiquillo.
Cosa normal que no notara mi cabeza
que en medio de la tempestad,
sin darme cuenta
para ya no volver jamás
aquel chaval








(Continuará...)








Este poema está incluido en el libro "Muere sonriendo", editado por Ediciones Escalera en 2012.



...
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario