miércoles, 27 de enero de 2016

MICROCUENTOS 39: "PRINCIPIOS"




39-PRINCIPIOS.


Él amaba el cine más que cualquier otra cosa. Y, sin embargo, nunca llegó a pasar del comienzo de cualquier película. Ésta era su técnica: Ponía cualquiera de sus cientos de cintas en el reproductor, y las veía comenzar, y de repente las quitaba. Nunca vio más del primer cuarto de hora de ninguna. Lo hacía así porque sabía que la presentación de la historia no duraba más que eso, y después de ésta venía siempre el conflicto. Y el conflicto significaba lágrimas, y dolor, y pérdidas. Todas ellas cosas que él no era capaz de soportar. 
 
Por eso mismo, para sus ojos la guerra nunca llegó a Tara, y Escarlata y Rhett se quedaron eternamente bebiento té helado en las fiestas felices del paraíso esclavista. Por eso mismo, para sus ojos Elsa y su marido nunca entraron en el Café Americano, en donde Rick pudo seguir bebiéndose su cómodo cinismo con tranquilidad. Por eso mismo, para sus ojos Jonathan Harker nunca entró en el castillo transilvano, a Antonio nunca le robaron la bicicleta y Bambi y su madre se quedaron juntos para siempre, felices en un bosque al que los cazadores nunca llegarían.

Por eso mismo, para nuestros ojos él nunca salió de casa aquella mañana fría de Octubre, nunca cogió aquel autobús para ir al trabajo. El autobús nunca esquivó a aquel otro coche, nunca perdió el control a resbalar con el hielo, nunca atravesó la barandilla del puente y se precipitó al vacío. 
Por eso mismo no se quedaron allí, en su casa vacía, sus películas eternamente criando polvo, ya nunca vistas por los ojos de nadie y no sólo inacabadas sino tan apenas empezadas como se quedará también para siempre este cuento.




...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada