domingo, 6 de septiembre de 2015

POEMAS CON VÍDEO: DELICADO GOURMET, de "MECÁNICA PLANETARIA"





Dale al PLAY para ver el poema en directo.


DELICADO GOURMET.

Permitidme por favor que me presente:
Soy un hombre de apetencias refinadas,
exquisito y diligente,
educado en los estratos influyentes,
descendiente de familia acomodada,
ambicioso, emprendedor y bien pudiente
y una persona exigente
que no se priva de nada.

Como ya he probado todo en esta vida
y no encuentro qué me sacie plenamente,
han crecido mis papilas gustativas
tan desmesuradamente
que se me ha ce cualquier tipo de comida
natural, repetitiva e insuficiente.

No me ofrece lo real ya los nutrientes
que aseguren mis funciones digestivas.

Y es por eso que he cambiado en sana dieta
restaurantes por grandes pinacotecas
donde ingiero la pintura en sus corrientes.

Y siguiendo esta costumbre, me devoro
cada día pictográficos tesoros
que son presa colorida de mis dientes.

Me he comido con acuciante apetito
al cabrito de Murillo en estofado
y 23 Pollocks fritos.
Me he comido casi todos los pescados
de los mares infinitos
que acogieron al Medusa naufragado.
Me comí los girasoles, y he dejado
sin manzanas los bombines de Magrito,
a Gauguin sin platanar, a Munch sin grito,
a Miró sin pajarito,
en un gran festín regado
con el ajenjo de todos los garitos
que pintó Toulouse Latrec el desgraciado.

Me he comido los retratos de Arcimboldo.
De Chagall, ya me he comido más de cien
azules caballos torvos
sazonados con el colorido polvo
de las 20 catedrales de Rouen.
Y el membrillo que pintara un tal Antonio,
y los bocadillos de Roy Linchtenstein,
y los frutos rojos, dulzones y toscos
del delicioso jardín que pintó El Bosco
me he comido derretidos sobre el rosco
de las vírgenes del santo Rafael.

Y con paladar bendito de arcipreste
los bisontes de las pinturas rupestres
al estilo San Lorenzo preparé,
y a caverna les logré quitar la peste
con los laureles agrestes
de la Ofelia de John Everett Millais.

Me he comido ya todo el maná sagrado
que Miguel Ángel bendijo,
y el almíbar de Manet, y encebollados
devoré los delicados entresijos
de un ser que tenía cuerpo de venado
y de Frida Kahlo un bello rostro fijo.

Y el surrealismo hecho chicle inventé cuando
de Dalí, mastiqué los relojes blandos
tras haber comido aquel del crucifijo,
y en un gesto intencionado
de meta-deglutimiento, me he zampado
incluso a Cronos zampándose a su hijo.

Y a pesar de lo comido y de lo hecho
todavía yo no estoy tan satisfecho
como lo estaría un gordo de Botero,
y por eso continúo con mi cata
absorbido en mi carrera de la rata
que no me saldrá barata, porque quiero

comerme entera una raja
de las carnes de una moza
del Pardo, muy maja ella,
como bien retrató Goya,
y que pigmente Leonardo
una sabrosa paella
con los granos de Somoza
y también con mejillones y navajas
recogidos en las playas de Sorolla.

Y las lágrimas de Eurídice en botella
y una sopa de Andy Warhol sobre loza,
y un gigantesco tambor de palomitas
de estilo prerrafaelita
que hagan “Klimt!” al estallar sobre la olla.

Y un talón de bailarina en pepitoria
cocinado sin cebolla
para que no me “DÉ-GAS”...

Y como atracón postrero
el cuerpo del arte entero.

¡ESO QUIERO! ¡QUIERO TODO!

¡¡¡QUIERO MÁS!!!

 

 ...






("Mecánica Planetaria" fue auto-publicado en el año 2009 y actualmente se encuentra agotado)



...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada