martes, 29 de septiembre de 2015

JACHONDOS DE LA HISTORIA (I) : LITTLE RICHARD




"Tenía la costumbre de gastarles bromas pesadas a la gente, de regalarles pedruscos y cosas así, pero una vez hice algo mucho peor. Cogí una caca, la metí en una caja de zapatos, la envolví bien envuelta y se la regalé a una ancianita que vivía junto al colmado de Mthis en Monroe Street, en el barrio de Pleasant Hill. El día de su cumpleaños me presenté en su casa y la saludé:
-Señora Ola, ¿cómo está?
-Muy bien, Richard, muy bien-respondió ella- Eres un niño muy bueno y atento.
-Señora Ola, vengo a felicitarla por su cumpleaños y le traigo un regalo. Mire, mire...
-¡Qué bien! Muchas gracias, Richard...
Le di la caja con el envoltorio y la caca dentro. Salí y me quedé esperando junto a la casa, a ver qué pasaba. Yo esperaba que abriese la caja delante de todas las demás señoronas, y eso fue lo que hizo. Deseosa de mostrarles el regalo que había traído, dijo a las otras:
-A ver el regalito de Richard...-Y a continuación la oí gritar-: ¡Puajjj!...¡Lo mato! ¡Juro que lo mato!
La mujer estaba lisiada, ¡pero eso no le impidió salir al porche como una bala y sin ayuda del bastón! Me reí a base de bien...
Que Dios bendiga a la señora Ola, que lleva ya tiempo muerta."


(...)

"Siempre estábamos planeando nuevas gamberradas. Yo tenía la manía de hacer caca en el interior de un frasco. No sé por qué. Me gustaba hacer cosas así en cajas, frascos y demás. Una vez hice caca dentro de un frasco de jalea, sin manchar nada en absoluto, cerré bien el frasco y lo puse en la despensa junto a los frascos de las confituras de mi madre. Cuando se tropezó con aquello, mi madre al momento gritó:
-¡RICHARD!
No se le ocurrió gritar el nombre de cualquier otro. Porque sabía perfectamente que había sido yo."


Extractos del libro "OOOH MY SOUL, La explosiva historia de Little Richard", por Charles White. Penniman Books, 2008. Traducción de Antonio Padilla.



...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada