sábado, 4 de julio de 2015

INTERNET ES ESTÚPIDO 1.2- Ellos De Verdad Pensaban Que El CROWDFUNDING GRIEGO Podía Servir Para Algo...Y La Verdad Les Acabó Sorprendiendo! (PARTE 2)




Jelou jelouuu, salutaciones de nuevo a todo el mundo. Continuamos hoy con el post sobre el maravilloso crowdfunding para la deuda griega. Si queréis leer la primera parte la tenéis AQUÍ. Pero a grandes rasgos, tras exponer el caso y comentar algunas particularidades, terminábamos ayer la primera parte con esta frase:


LO IMPORTANTE ES QUE LA CANTIDAD DEL CROWDFUNDING NO SE VA A CONSEGUIR NI DE COÑA. ¡ES IMPOSIBLE , JODER, IMPOSIBLEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!!


Y hoy es el momento de profundizar un poco en esta afirmación y reflexionar sobre los hechos que se derivan de ella. Pero antes, que casi se me olvida, foto de pensionista griego llevándose las manos a la cabeza mientras espera sentado delante de un banco.


 Mi duda es...¿las agencias de noticias pedirán expresamente fotos así, o será que varias veintenas de fotógrafos tienen la misma idea a la vez?


Y ahora, tras haber cumplido con el código periodístico, vamos ponernos serios. Si uno entra AQUÍ, en la página del crowdfunding en cuestión, verá que ahora mismo la cantidad supuestamente recaudada asciende a UN MILLÓN SETECIENTOS Y PICO MIL EUROS, lo que equivale a menos del UNO POR CIENTO de la cantidad que se busca alcanzar. Y también verá que quedan 62 horas para que la campaña termine. 

No es por ser pesimista, pero yo diría que la cosa está jodidilla. Tampoco pasa nada por el tema del tiempo, puesto que si quedasen tres meses más, así a ojo me da a mí que la dificultad de lograrlo vendría a ser la misma. Yo creo que esto podemos ya reconocérnoslo todos: Era fácil darse cuenta desde el principio de que conseguir el objetivo éste era muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuy jodido. Imposible no, vale. Pero en fin.

Pues ahora, tras pensar esto, recordemos lo que expliqué ayer al principio del artículo: El método crowdfunding que estas páginas ofrecen tiene una pequeña particularidad. Esa particularidad es que si la cantidad propuesta como meta no llega a alcanzarse, el dinero que haya puesto cada persona directamente no se cobra. Esto quiere decir directamente que en un crowdfunding, si tú le das, por ejemplo, a la casilla de poner, digamos, 20€, en realidad no estás poniendo esos 20€, lo que estás haciendo es PROMETER QUE DARÁS ESOS 20€ SI EL OBJETIVO DEL CROWDFUNDING SE CONSIGUE.

Es decir, en resumen, que aunque ahora mismo si entras en la página veas que arriba a la derecha pone un millón setecientos y pico mil euros, eso no quiere decir que la gente haya puesto esa cantidad de dinero.  Quiere decir que la gente dará ese dinero  si se alcanza el objetivo

Y el objetivo , repito, son  MIL SEISCIENTOS MILLONES DE EUROS.


Que se tenían que conseguir en 7 días.


¿Se va cogiendo la pauta? Pues si no se coge la digo yo: La  inmensa mayoría de las personas que han puesto dinero para este proyecto saben perfectamente que ese dinero  que han prometido poner NUNCA SE LES VA A COBRAR. Y por eso lo ponen.


 Esta señora ya está pensando en cómo cocinar un millón setecientas mil promesas.



¿Que esa afirmación es muy bestia, y que no se puede afirmar tan tajante? Yo creo que sí se puede, y para comprobar su veracidad sólo hay que tener en cuenta esto:  Para poner dinero que ayude a los griegos no hace falta sumarse a un crowdfunding, y esto lo sabe hasta el último mono. En realidad, hay un auténtico montón de ONGs y organizaciones de ayuda humanitaria que tienen cuentas bancarias abiertas ahora mismo.  Cuentas, por cierto, en las que uno puede ingresar la cantidad que quiera, pero ingresarla DE VERDAD. Ingresarla de la manera esa en la que si tú les das 30€ , esos 30€ se quedan ahí pase lo que pase y santa rita rita rita lo que se da no se quita. Y ese dinero, señores, irá directo a la gente que lo necesita. No a los prestamistas internacionales.

Y, que yo sepa,  ninguna, NINGUNA de estas organizaciones ha recibido últimamente un millón setecientos mil euros en cuatro días.

Es decir: La inmensa mayoría de la gente pone dinero para este proyecto y no lo pone para otros. ¿Cual es la diferencia entre este proyecto y los otros? Que en este el dinero no se va a cobrar.

Resumen: Que para hacer promesas de dinero todo muy bien. Pero lo de dar dinero de verdad si eso ya tal. Y  eso era, precisamente, a lo que yo me refería ayer cuando decía lo que a mí me da más penita.

Me da penita, y ahora hablo ya muy en serio,  porque de manera feliz e inocente estamos dándole vueltas una vez más a lo mismo, al click de ratón como instrumento de lavado rápido de conciencias, y a las maneras de actuar del activismo pasivo, que es sin duda alguna el concepto más ridículo y deleznable de cuantos han sido acuñados en esta nuestra vigésimo primera centuria ( y mira que se han acuñado...). Y mientras tanto todos tirándonos flores unos a otros en las redes, y sintiéndonos muy unidos y muy útiles sin hacer absolutamente nada.



Los memes: El segundo concepto más ridículo y deleznable de los acuñados en el s XXI. Las camisetas con memes: El tercero.


 Y ahora viene el momento de preguntarnos a nosotros mismos....¿Por qué suceden estas cosas?. ¿Por qué de repente una burbuja como ésta mete tal pelotazo, y sin embargo los métodos que de verdad dan resultado van muchísimo más lentos y no tienen tanta repercusión?

Pues mi opinión es que este tipo de burbujas buenrollistas de internet funcionan precisamente por dos cosas, que todos nosotros (yo incluído) tenemos metidas hasta el fondo de la programación:

-De la primera ya hemos hablado, y es el hecho de que nos proporcionan la ilusión de hacer algo. Nos hacen sentir que participamos, que no nos quedamos de brazos cruzados ante la injusticia. Pero a este primer sentido añaden otros dos subsentidos muy importantes: Nos proporcionan esa ilusión de manera cómoda y sobre todo BARATA. Es decir, en nuestro maravilloso doblepensamiento orwelliano del s XXI nos suple dos veces: Por un lado, sentimos que ponemos dinero. Por el otro, en el fondo muy en el fondo sabemos que no estamos poniendo absolutamente nada.

-Pero la verdaderamente crucial es la segunda: Nos proporcionan el chute de felicidad continuo que da el ir pulsando el f5 mientras vemos cómo sube la cantidad. Un chute de felicidad, por cierto, que dura muy poco, y que requiere de ir dando más y más clicks, y que nunca se ve suplido del todo. No es broma: Esta acción de esperar la actualización, y ver subir el dinero, los seguidores o los "likes", es ahora mismo y sin ninguna duda la adicción más extendida dentro de la cultura occidental.  Tanto que incluso hay empresas como change.org (A los que tarde o temprano les dedicaré otro articulito) que se han hecho millonarias gracias a ello.

La cosa es de manual: Junta estas dos características y tienes una burbuja internetera creciendo con el aliento de todos nosotros juntos.


 De verdad de verdad que este señor se pensó lo de dimitir si la campaña de Change.org alcanzaba el millón de firmas.



Y ahora, tras exponer los datos...¿La conclusión a todo esto?

Pues que dentro de nada (62 horas dice la página que quedan, repito...) el crowdfunding se cerrará, y como la cantidad no se ha conseguido, a ninguna de las personas que han dado su promesa se les cobrará el dinero de la cuenta.

Y cuando eso pase todo el mundo dirá vaya, no pudo ser posible, bueno, hay que reconocer que era una cantidad muy difícil de conseguir, pero ey, dos millones, tres millones (o la cantidad que sea) no está nada mal. Hay gente con corazón ahí fuera. Hay esperanza.

Y sí. La hay. Siempre la hay.

Pero no aquí.

Más que nada porque, como he dicho, no serán ni tres millones ni dos ni uno sino nada. Cero patatero. Rien.




Y, como diría Forrest Gump, esto es todo lo que tengo que decir sobre EL CROWDFUNDING GRIEGO.



 La vida es como una campaña de Change.org: No sirve para nada.



Bueno, no. Todo no.

Como creo que en estos caso no sólo se trata de exponer lo que creo que no está bien sino también de aportar y de ser constructivo, he pensado una propuesta. Y la propuesta que he pensado es ésta:

-Que cualquier ONG griega, o con sede en Grecia, que tenga fiabilidad demostrada (estas cosas no son tan difíciles de comprobar) abra una cuenta en un banco a la que se puedan hacer donaciones. Vale, eso, como he dicho arriba, ya existe. Pero que además, unida a esta cuenta en la que ingresar dinero, desarrolle algún tipo de aplicación que haga lo mismo que el contador del crowdfunding, es decir, que se vaya actualizando cada vez que alguien ingrese y que, por tanto, nos permita a todos ir dándole al f5 mientras vemos cómo sube la cantidad.

Y luego si quieren pueden marcarse un objetivo (No sé, podría ser "conseguir Mil seiscientos millones " o también algo más humilde como "a ver si conseguimos un millón en una semana"), pero siempre con la particularidad de que el dinero puesto puesto está. Y ahí se va a quedar se consiga el objetivo o no.

¿Conseguirían tantas promesas de dinero como está consiguiendo esta campaña? Lo dudo mucho. Pero sí que conseguirían bastante más dinero REAL. A lo mejor no sacarían tres millones y pico, pero sí un millón. No es tan descabellado. Y un millón de euros, cuando se trata de usarlo para alimentar a gente que lo necesita, es muuuuuuuuuuucho dinero.

Y además, como digo, se consiguiese lo que se consiguiese, todos podríamos emocionarnos viéndolo aumentar. Pero emocionarnos DE VERDAD. Porque, en este caso, cada vez que le diésemos al f5 y viésemos el número subir, sabríamos que de verdad esa subida está significando algo.

No sé, a lo mejor esto que digo es algo que ya existe. Si conocéis algo así decídmelo y estaré bien dispuesto a colaborar...

Y ahora sí que he dicho todo lo que pienso sobre este asunto. Gracias por leerme y os emplazo al próximo post  recordándoos siempre que cada ser humano es único e irrepetible, y que por tanto merece ser respetado y escuchado en sus opiniones, pero que internet no es ningún ser humano, e internet...



 


No hay comentarios:

Publicar un comentario