domingo, 15 de marzo de 2015

POEMAS (Con audio): AMORES DE XTRARRADIO; de "LA DEL MEDIO DE LAS KETCHUP"




(Pulsa para escuchar el poema recitado con música de Jon Barrena)


AMORES DE EXTRARRADIO.


Si algún dia pudiera,
(Si las cosillas me fueran tirando)
me largaría fuera,
                           dondecasi
parece verse el campo,
y donde hay menos taxis
que obreros jubilados que pasean
y, 
  no queriendo ser uno de tantos,
allí,
      en vez de una casa,

tendría una azotea.


Qué gozoso deleite:
Crepúsculo iceberg en ensalada
y el mar de la ciudad ya convertido
en la balsa de aceite
en que se fríe presto el escalopè.

Y de postre, Nocilla en dos tostadas.

La digestión pausada,
                                  entretenido
escuchando el silbido
de las estrellas en Cinemascope.

Y sin ninguna duda pasaría,
un rato cada día
perdiéndome en amores de extrarradio
con hijas de chapistas, con cajeras
del carreful,  con guapas peluqueras,
con secretarias listas,
con Cenicientas de las escaleras.

(La gran belleza de tal escenario
sería tan inmensa y verdadera
que, cautivada, no se marcharía
de mi tejado ya la primavera.)

***********

 Terminada la cena,
como hechicero de tribu africana,
embrujaría al palo de la escoba
para barrer los restos de pitanza
del matel sucio de la luna llena.
Mientras,
               bajo mi panza,
me harían cosquillitas los programas
de la tele, 
               silbándome sus chanzas
a la plateada luz de las antenas.

Qué glorioso destino:
White widow, un CD de bossa-nova,
chupito congelado de cachaça,
y mi mirada que se queda boba
contemplando a la hije del vecino
hacer pompas de jabón en su terraza.

Y no sería un gasto, ni un derroche,
el ocupar un rato cada noche,
perdiéndome en amores de extrarradio
con telefonistas dicharacheras
aspirantes a artistas,
con hijas de peludos comisarios,
con Venus de poderosas caderas,

con vecinas de abajo,

con las que coleccionan entrevistas
de trabajo, con las que se ven feas,
 con las que no retratan las revistas,

con heroínas de la clase obrera.

( Y tan incomparable y majestuoso
sería el escenario que, en mi mano,
embobado también se quedaría
para siempre, 

el verano.)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada